Uncategorized

Basada en hechos reales: el espectador ante el montaje de la realidad del cine

La leyenda “Basado en hechos reales” en el cine es la señal de excusa para algunos productores de cine. Es la llave, además de actores conocidos y un director del circuito mainstream, para vender el producto. Es la excusa perfecta para legitimar fragmentos de ficción a diferentes tipos de espectadores. Es un arma propicia y letal para sujetar al espectador en su asiento, para vender lágrimas y constipaciones estomacales. La leyenda “Basado en hechos reales” concreta y consagra el montaje de una ficción como una realidad actuada. Es la etiqueta perfecta que necesita el espectador acostumbrado a la realidad decir cosas como: “Eso lo puede pasar a cualquiera”, “Ya ves que sí se pude salir adelante”. Pero ¿qué es el cine? ¿Es tan importante encontrar un dejo de realidad en él? Es decir, el hecho de que alguna actuación no se vea “real” le quita el merito a una película de terror, o peor aún, los efectos especiales ¿fueron creados para parecer reales o para ambientar la historia? Y es que a través de la historia, el cine ha buscado quedar bien con el espectador, llenando huecos existenciales y de completo ocio. Colocando actores estéticos para el contexto, además de realidades inalcanzables acompañadas de un buen sarcasmo de la vida misma. El cine ¿debe buscar lo real? Sí es así, deberíamos juzgar el montaje, los actores y denunciar el set o locación como un abuso, una estafa, delito que se paga con cárcel.

El cine ha evolucionado, la etiqueta “Basado en hechos reales” no es suficiente, la gente pide más. Juzga al actor por no verse real ¡Sorpresa! Se ha dado cuenta que todo es un montaje, una ficción montada para vender en la taquilla, sin contar los paquetes de snacks para disfrutar la película. El cine ha evolucionado, la gente quiere más. Durante los años noventa y propio de este nuevo siglo, aparecieron lo que yo llamo las tapes movies y que Ivan Farías menciona como películas de “cámara borracha”, las cuales han atiborrado el mercado y abarrotado las salas de cine. Han sido el experimento perfecto para que el espectador se quede entre la endeble línea fronteriza de la realidad y la fantasía. El terror lo ha explotado, “La bruja de Blair ha sido un éxito”, es barata, no ocupa una gran producción y recauda millones. Actividad Paranormal lo reafirmó “soy real y genero dinero”, gritaba en los espectaculares de cine. El espectador es tan exigente que cuando se demostró que fourth kind (Cuarto Contacto) era un montaje la gente hizo un sabotaje de pérdidas millonarias para la producción.

Dice Carlos Guevara, no es lo mismo “Inspirada en hechos reales” que “Basada en hechos reales”. Es común que todo argumento tenga una inspiración, hasta una documentación de la realidad, pero decir que una película está basada en hechos reales  es una  cosa diferente. Por ejemplo, Psycho está basada en la novela homónima de Robert Bloch, éste, a su vez, basó su obra en el caso de Ed Gein, un asesino en serie que horrorizo a Estados Unidos por sus actos necrófilos. Después aparecería Texas Chainsaw Massacre (Masacre en Texas)  y The Silence of the lamb (Silencio de los inocentes), las cuales se inspiraron en Ed Gein, haciendo de su persona un personaje totalmente alejado de la realidad. Sí realmente se hubieran basado, el espectador se hubiera muerto de la aburrición. En cada una de estas obras existe una reinterpretación, un enorme trecho, que han hecho de Ed Gein un personaje totalmente alejado de la realidad, un nuevo mito del cine y de la historia del crimen. Aun así, estás cintas no hicieron gran alarde del personaje real.

¿El cine debe ser real? ¿Quién acostumbró al público a buscar una realidad dentro de un montaje? Señores espectadores, cuando se va a una sala de cine, debe tomarse en cuenta que la realidad ha muerto y lo que se está proyectando en pantalla es una ilusión, el crimen perfecto de Baudrillard. Sólo vemos sombras proyectadas en una cueva, no se preocupen, disfruten de una producción que intenta envolverlos en las armas del montaje cinematográfico.

Written By

Somos varios robots que trabajamos lo más rápido que podemos para traerte toda la información acerca de música, cine, televisión, cultura. Visítenos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *